sábado, 30 de abril de 2022

REAPERTURA DE LA CAPILLA DE LA VIRGEN DE LA SOLEDAD JUNTO A LA PUERTA DEL LOSAL

 

Después de año y medio cerrada, vuelve esta capilla a llenar de luz

un lugar muy entrañable de la ciudad patrimonial 

El pasado día 30 de marzo fue una jornada histórica para los Caballeros Veinticuatro, dado que, desde finales de 2020 en que sufrió el último atentado, permaneció cerrada hasta que se ha reabierto para la ciudad y para la veneración popular, la capilla de la Soledad que hay junto a la puerta del Losal y nuestro colectivo apostó mucho por ella.

La mañana amenazaba lluvia, pero al final permitió que a la una de la tarde se pudiera realizar el acto sin ningún sobresalto climatológico. En este rincón de la ciudad de Los Cerros cargado de historia y romanticismo, el colectivo de los “Veinticuatro” congregamos a la alcaldesa de Úbeda, Toni Olivares; al concejal de mantenimiento, Jerónimo García; al arquitecto municipal, Juan Manuel Álvarez; al arcipreste, Antonio Vela; al hermano mayor de la cofradía de La Soledad, Juan Moreno; a los medios de comunicación locales (prensa, radio y tv) y a un puñado de vecinos, amigos y familiares, para que fuesen testigos de la reapertura tras su rehabilitación.

En primer lugar, tres de nosotros hicimos lectura de un comunicado a modo de proclama, como sello de nuestras intervenciones, que comenzó con las palabras de nuestro presidente Juan de Dios Peñas “Cirujano”, para continuar Luis Mª Jimena “Atanaor” y cerrar Juan Antonio Soria “Mercader”.

PROCLAMA

“La memoria se pierde con los vecinos que –de buena fe- siempre cuidaron este entrañable rincón de Úbeda. Un buen día, le pasaron el testigo a la familia de nuestro caballero de armas, el Heráldico, implicándose él de lleno cuando regresó de tierras catalanas a su ciudad natal. Y ese compromiso, atracción y afecto por esta capilla de la Soledad, ubicada junto al arco de la puerta del Losal, nos lo trasladó al colectivo Caballeros Veinticuatro, tanto fue así, que el último en formar parte del mismo, aquí lo nombramos como tal y aquí tomó los hábitos bautizado con el nombre de Caballero Bachiller y bajo la bendición de una antigua imagen –casi- desvanecida por el paso de los años.

Y el caballero Heráldico nos ponía al corriente de todos cuantos atentados había sufrido este singular oratorio, siendo el último –perpetrado a plena luz del día y con testigos- el que destrozó la puerta de madera a manos de… mejor diríamos a patadas, de un joven de las inmediaciones, demostrando así la incultura y el odio que atesoran algunos incívicos, porque son una minoría, pero se hacen notar mucho. A partir de ahí, comenzamos a movilizarnos por este lugar, nuestro y de todos, y a la par de nadie”.

 “Desde el primer momento el ayuntamiento, encabezado por Toni Olivares y secundado por Jerónimo García, prestó atención a nuestras demandas y se pusieron a trabajar para llevar a buen puerto la construcción de una nueva reja de hierro que aguantara los embates de ciertos energúmenos. La ejecución de la misma la dejaron en manos de unos de los mejores artesanos de la forja de nuestro país, los hermanos Tiznajo, los cuales presentaron un proyecto sencillo que fue aprobado adecuándose al entorno, al presupuesto y teniendo en consideración alguna sugerencia nuestra.

Mientras tanto, nuestro caballero Mercader estaba dedicando horas, días y muchas semanas para darle vida en el Photoshop al desvanecido y disipado cuadro de la Virgen de la Soledad. Para ello, fue consultando las numerosas obras de la misma advocación y de la misma época (siglo XVII) que existen en España y hasta fuera de ella y así poder conseguir lo más fiable a lo que pudo ser en su día, respetando y manteniendo los pocos elementos visibles que aún quedaban. Como toda intervención de este tipo, no estará exenta de la crítica, tanto la réplica del cuadro como la reja, pero con eso ya contábamos”.

“Después de más de un año, este recatado y centenario enclave de nuestra querida Úbeda, se muestra al pueblo con vida, reconstruido y remozado. Por tanto, en nombre del colectivo, de los vecinos y del pueblo de Úbeda, damos las gracias nuevamente a nuestro ayuntamiento por sufragar los gastos, tanto de la reja, de la pintura, como del cuadro. También damos las gracias a un donativo anónimo, al que se sumará el nuestro y el de la cofradía de la Soledad, a la cual haremos depositaria del primitivo lienzo para que lo custodie y en la medida de lo posible lo restaure o al menos lo consolide. En el nuevo aspecto que presenta esta capilla, también hemos querido hacer un guiño a la cofradía más antigua y genuina de Úbeda, la de la Soledad, tan cercana y vinculada a este lugar.  

Consideramos pues, que este día tan importante para nosotros, sirva de proclama anual reivindicatoria, o de exaltación, como ha sido el caso. Bien es cierto que un tanto demorada en el tiempo, pero ya sabemos que, las cosas de palacio van despacio. Ya por último y aprovechando el momento y la presencia de varios munícipes destacados, lanzamos otra nueva idea de recuperación para este barrio que no sería muy costosa (ya demandada en varias ocasiones), como es la puesta en valor y restauración de los restos del muro perimetral de lo que fue el convento de la Merced tan unido a San Millán, con la reposición de los escudos y para que la escultura en piedra de la imagen titular fuera visible. Ahí queda dicho.   

Y ahora, queremos que sea nuestro caballero Heráldico, bastante repuesto de su dolencia, quien abra la puerta –junto a la alcaldesa- de la remozada capilla por la que tantos desvelos ha tenido”.   

A continuación, el arcipreste bendijo la capilla y la imagen litografiada. Después, tomó la palabra el presidente de la Soledad y cerró las intervenciones la alcaldesa de Úbeda. Ya para finalizar, todos los que intervinieron nos hicimos la foto de familia para el recuerdo.

Ahora sólo falta que, aparte de la devoción que se tenga o deje de tener por la Virgen que preside la hornacina, se respete este encantador enclave. Un enclave, por cierto, que fue escenario de la película “El Hombre que supo amar” de 1979, inspirada en la vida de San Juan de Dios “el libero”, convirtiéndose la citada capilla en su librería.  







  


viernes, 29 de abril de 2022

PREGÓN DE LA GACHAMIGA, EN SU DÉCIMA EDICIÓN

 

Ya sólo quedan dos días para la romería de la Virgen de Guadalupe. Entre muchas actividades y vivencias que hay en este día tan esperado durante tres años, está la simpática cita del Pregón de la Gachamiga en su décima edición, que este año pronunciará -por vez primera- una mujer, Inma Cejudo Rojas, y que tendrá lugar en la caseta de "Los Costaleros" previo a la degustación del plato, que siempre se suele demorar unos "diez minutos".  

jueves, 28 de abril de 2022

CABAÑUELAS PARA ÚBEDA EN EL SEGUNDO CUATRIMESTRE 2022


Aquí tenemos las cabañuelas que nos ha enviado nuestro amigo Alfonso medina "El Piti". Espera que haya lluvias en el mes de mayo, pero los tres restantes serán muy calurosos. Salvo para el día de San Isidro, en el resto de celebraciones que tienen por escenario la calle, no se esperan sobresaltos adversos en cuanto a la climatología. 

miércoles, 27 de abril de 2022

RECUPERADA PARA EL PUEBLO, LA HORNACINA DE SAN ROQUE QUE HAY EN LA CALLE GALLO

 
Los "Veinticuatro" tras recuperar la hornacina de San Roque

Tres ser destrozada hace ya un tiempo y permanecer abandonada bastante más,

de nuevo vuelve a recuperarse para la satisfacción de muchos vecinos 

Como siempre estamos alerta de las deficiencias de nuestro patrimonio, hemos decidido –de motu proprio- intervenir en la recuperación de la hornacina de San Roque que se encuentra ubicada en una casa deshabitada en la calle Gallo nº 6. Hace unos meses hicimos una primera inspección para limpiar la hornacina de piedras y cristales y retirar la puerta para su restauración, adosándole una maya metálica para evitar que las pedradas destrocen lo del interior, trabajo que realizó el caballero Heráldico antes de su dolencia. Al mismo tiempo, el caballero Mercader se puso manos a la obra para la reposición de la imagen del santo con una litografía plasmada en una superficie metálica, para que aguante los embates del tiempo y las envestidas de los energúmenos. Porque, recordemos, que los enemigos de nuestro patrimonio y de estos lugares de fe popular, la emplearon a pedradas contra la hornacina, destrozando el cristal de la puerta y el cuadro con la estampa del santo, hace ya algunos años. 

Ignoramos la fecha en que se construyó esta hornacina, pero aunque su hechura es relativamente moderna, es posible que se hiciera en recuerdo de la ermita que antiguamente había en este lugar de nombre San Gil. Los vecinos de cierta edad recuerdan que, en los años de posguerra, en la pequeña capilla había una escultura con la imagen del santo, la cual fue retira en su día por un guardia municipal, posiblemente por evitar que la destrozaran y en su lugar colocaron una estampa que fue la que destruyeron últimamente.

La misma memoria colectiva recuerda que, en los años 40 y 50 del pasado siglo, anualmente los ubetenses participaban en una simpática y popular verbena que los vecinos celebraban el 16 de agosto en honor a San Roque, en lo alto de la calle desembocando en la plaza Gallego Díaz.

Pues bien, el pasado 26 de abril, los “Veinticuatro” pusimos de nuevo en valor este cachito de nuestro patrimonio local, pintando su interior y exterior, instalando la restaurada puerta con protección, reponiendo el cuadro con su advocación y colocando una sencilla ornamentación floral. Posteriormente invitamos a nuestro Ayuntamiento para que, su concejal de mantenimiento, ordenara a los operarios municipales que volvieran a dar la luz eléctrica que siempre tuvo esta hornacina y que prestos correspondieron a nuestra justa llamada.

Ahora, como ya dijimos en la capilla de la Soledad, esperamos que se respete esta coqueta hornacina de estilo neo mudéjar. Y si hay alguien que no confiese con estas creencias ni tampoco valore estos sencillos lugares de patrimonio local y vecinal, que pase olímpicamente por la calle y que no mire hacia arriba.





SAN ROQUE

La historia de este santo es muy interesante. Se sabe que nació en Montpellier (Francia) y quedó huérfano desde muy joven, pero guiado por la frase del evangelio de San Mateo “Vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y vente conmigo y de ese modo tendrás un tesoro en el cielo” él la hizo suya y optó por seguir a Jesús en la pobreza e inició su peregrinación a Roma. A su paso por la región de Toscana, Roque se alojó en la ciudad de Acquapendente (Viterbo) y allí interrumpió su peregrinaje y se dedicó a atender a los enfermos de la peste bubónica en los hospitales de las ciudades por las que pasaba. Al final, él también se contagió y su cuerpo se llenó de manchas negras y azuladas signo evidente de haber contraído la enfermedad y para no molestar a nadie, se retiró a morir a un bosque donde había un manantial de agua. Aunque no tenía alimentos, cuando llegaba la hora de comer, un perro aparecía con un panecillo en la boca y de paso aquel animal lamía sus llagas. Con estas atenciones, milagrosamente Roque llegó a sanar y continuó con su labor, como era la de atender a los enfermos. Y aunque no se sabe el motivo, la verdad es que en su tierra fue encarcelado y allí murió.



A este santo se le representa enseñando la llaga que tenía en la rodilla y al perro con un panecillo en la boca. Igualmente, a San Roque se encomiendan todos aquellos que padecen de las rodillas. Es patrón de los cirujanos y de los empleados de pompas fúnebres.

Fotografías.- Miguel Ángel Soria Rodríguez


domingo, 10 de abril de 2022

EL DIPUTADO POR JAÉN DE CIUDADANOS, SE PUSO EN CONTACTO CON NUESTRO COLECTIVO


El 17 de marzo de 2022 se pusieron en contacto con nuestro colectivo, miembros del grupo político de Ciudadanos para hacernos partícipes de una iniciativa que van a llevar a la Diputación, la cual trata sobre las hornacinas de la provincia jienense, para que estén catalogadas y en cierto modo protegidas. Y pensaron en nosotros por ser una asociación que también se mueve en este campo.

Así bien, el miércoles 23 del mismo mes, se personó en Úbeda el diputado de esta formación política, Ildefonso Ruiz Padilla, acompañado de varias asesoras de la formación naranja procedentes de Jaén junto a la máxima responsable en Úbeda, Josefina Latorre Delgado. La delegación fue recibida por los caballeros Atanaor y Mercader en la plaza de Andalucía, donde el diputado hizo unas declaraciones ante las cámaras locales de televisión, teniendo como telón de fondo la hornacina de la Virgen de los Remedios que hay en la torre del reloj. Posteriormente, nos desplazamos a varios rincones de la ciudad donde se encuentran algunas de estas hornacinas, unas en mejor estado y otras bastantes descuidadas. Parece ser que el obispado también ha mostrado interés para que se haga un registro de todas las de la provincia. En cuanto a las ubetenses, ya comprobaron que están datadas, puesto que nuestro compañero el caballero Heráldico, ya se hizo eco de ellas en su día en el libro que publicó en marzo de 2000 titulado SIMBOLOGÍA RELIGIOSA EN LAS CALLES DE ÚBEDA.

Después de dos horas de recorrido, nos dieron las gracias a los que hicimos de cicerones en nombre de nuestro colectivo y dijeron que nos tendrán informados de todo cuanto se vaya avanzando en este proyecto. Un proyecto que no abarcaría un importante emolumento económico, pero que sí serviría para tener un registro de este bien cultural, que incluso serviría para ofrecer al visitante un reclamo turístico más con un paseo por estas reliquias del pasado de gran fervor popular. Añadiendo que, algunas de ellas, atesoran un valor patrimonial interesante con varios siglos de existencia. 





lunes, 21 de marzo de 2022

MÁS VESTIGIOS ROMANOS EN EL TÉRMINO DE ÚBEDA

Inscripción romana en un sillar

Diseminados por el término más cercano de Úbeda, existen algunos vestigios de la época romana que aún siguen pasando desapercibidos

Bien es sabido que los romanos ya andaban por estas nuestras tierras unos doscientos años del nacimiento de Cristo. También es sabido que la Bétula romana (Úbeda la vieja) dista varios kilómetros de la actual y allí sí que hay un gran yacimiento de esta época aún sin explotar. Sin embargo, en la Úbeda de ahora, han quedado muy pocos vestigios de aquella civilización. Por aquel tiempo debió ser nuestra ciudad un pequeño asentamiento donde sus moradores se dedicaban a la ganadería y la agricultura, hasta que llegaron los árabes y levantaron un alcázar por su lugar estratégico.

Los que nos sentimos atraídos por la historia y nuestro pasado, prestamos mucha atención a las piedras que nos hablan de la vida en otros tiempos. En el caso de la dominación romana, existen –como hemos dicho antes- muy pocos vestidos de aquella época en nuestro entorno más cercano, aunque bien es cierto que hay algunos y en la mayoría de las ocasiones muy poco conocidos y valorados por los lugareños. Nos vamos a referir a dos puntos que en su día visitamos algunos de nuestro colectivo, que se hallan en el paraje del Torrejón y la Sierra del Acero.   

CERRO DEL TORREJÓN

Todo apunta a que en este paraje cercano a Úbeda hubo una torre vigía de época romana. Precisamente esta torreta da nombre al lugar desde tiempos inmemoriales conociéndose como Cerro del Torrejón que se encuentra a un “tiro de piedra” del pilar de El León y lindando con el camino de los Caldereros. Antiguamente había un camino -ya desmembrado por la carretera- que arrancaba desde dicha fuente-abrevadero y nos llevaba hasta allí.

Hasta el año 1946 la mencionada torre se levantaba con buena parte de su estructura y cuentan los que la conocieron que disponía de una rampa hasta llegar a lo alto. Pero el propietario de la finca donde se hallaba este vestigio, Tomás López Román (1898-1990) decidió desmontarla y con sus piedras hacer padrones para separar las lindes. Todo un desacierto. Junto a los restos o arranque de la torre que aún se mantienen en pie, también se encuentra un pequeño aljibe de agua cuyas connotaciones nos acercan a la época de dominación romana. Es bastante probable que desde la fuente de El León se acarreara el agua para llenar este depósito y tener aprovisionamiento para el pequeño asentamiento de vigilancia que debió existir por este lugar. Un haza de las inmediaciones fue levantada por su propietario no hace mucho tiempo, llevándose consigo un muro bajo y algunas delimitaciones de piedra. Es de suponer que quisiera borrar todo vestigio o yacimiento arqueológico por temor a que le despropiaran las tierras.    

Arranque del torreón desaparecido

SIERRA DEL ACERO

Por este paraje que se halla en las estribaciones del término ubetense por la zona norte, se levantan varios cortijos en los que nos encontramos, durante una excursión, varios vestigios que nos indican que esas piedras fueron labradas en época romana. Una de ellas se encuentra en el esquinazo del muro de una especie de cilla o establo y tenía unas inscripciones al parecer en latín.

La otra, se encontraba muy cerca del mismo lugar y estaba siendo empleada como pequeño abrevadero. Aquí se veía claramente que se trataba de un sarcófago a todas luces de la misma época.

Al comienzo, decíamos que estos restos arqueológicos han pasado desapercibidos por la mayoría y tal vez ese haya sido el secreto para que mantuvieran allí durante siglos y no fueran expoliados. 

Sarcófago romano


sábado, 26 de febrero de 2022

JUAN JOSÉ ALMAGRO, JESÚS MAESO Y ADELA TARIFA, HIJOS DESTACADOS DE ÚBEDA EN EL DÍA DE ANDALUCÍA

Los tres homenajeados junto a la alcaldesa
y la concejala de Cultura
 

Anoche en el Auditorio del Hospital de Santiago y con motivo de los actos institucionales por la celebración del Día de Andalucía, se entregaron tres reconocimientos a personajes muy destacados de nuestra ciudad. Dos fueron nombrados Hijos Predilectos de Úbeda: Juan José Almagro García y Jesús Maeso de la Torre, mientras que el título de Hija Adoptiva de Úbeda fue para nuestra amiga Adela Tarifa Fernández. Y allí quisimos estar presentes los Caballeros Veinticuatro para dar nuestro apoyo a todos, de manera especial para Adela. Se notó la ausencia de Juan Barranco, nuestro "Heráldico", que recordó Jesús Maeso, pero quien arrancó el aplauso del público fue Adela cuando mencionó su nombre junto a nuestro colectivo. Al finalizar, todos nosotros entonamos los himnos de Úbeda y de Andalucía, y tarareamos el de España. 

Caballeros Veinticuatro y Adela Tarifa

Aspecto del auditorio