sábado, 12 de enero de 2019

HA MUERTO EL CRONISTA GINÉS DE LA JARA TORRES NAVARRETE, HIJO ADOPTIVO DE ÚBEDA

JASA y Ginés  de la Jara Torres Navarrete

Acabo de enterarme de la muerte del historiador Ginés de la Jara Torres Navarrete. Una triste pérdida para la historia de la comarca y del reino de Jaén dado que en su cabeza atesoraba miles y miles de datos que han desaparecido con él. Bien es cierto que de la mayoría de sus descubrimientos dejaba constancia escrita, pero muchas cosas se las ha llevado a la tumba. 
En Sabiote estuvo su cuna (1929), en Torreperogil su hogar y en Úbeda su campo de trabajo, a la que dedicó muchos años de su vida en el Archivo Histórico Municipal. Fruto de todo ello fueron los siete volúmenes que publicó progresivamente bajo el título HISTORIA DE ÚBEDA EN SUS DOCUMENTOS. Úbeda agradecida así se lo reconoció en el año 2001 cuando lo nombró Hijo Adoptivo de la Ciudad. 
A lo largo de su dilatada vida atesoró muchos reconocimientos debido a su intensa labor investigadora y ostentó bastantes cargos honoríficos, siendo el de Cronista Oficial de las Villas de Sabiote y Torreperogil los que siempre agradeció más y por ende poder ostentar el tratamiento de ilustrísimo. Personaje de otra época, su obra quedó inmortalizada en manuscritos con una elegante y correcta caligrafía y destacada mecanografiada; no llegando a integrase en la era digital. 
Fueron varias ocasiones en las que requerí de sus conocimientos desplazándome a su casa y siempre correspondió con rigurosa seriedad y cortesía. La última vez que lo visité fue hace un par de años después de padecer una de las pocas enfermedades serias que había tenido en su vida. La fotografía que ilustra esta entrada está realizada en agosto de 2009, cuando me encontraba confeccionando el libro TESTIGOS DE LA HISTORIA. 
Nuestro colectivo, Caballeros Veinticuatro, se desplazará mañana 13 de enero de 2019 a la villa de Torreperogil para dar el pésame a su familia. D.E.P. 

JASA

domingo, 6 de enero de 2019

LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO



El espacio que denominamos actualmente como Plaza del Ayuntamiento no es otro que el jardín trasero o huerto que tenía el Palacio de Juan Vázquez de Molina desde el siglo XVI. Esta zona verde ocupaba lo que hoy es la parte ajardinada actual, pues el resto era la prolongación de la calle Torno de Monjas que trascurría por el norte hasta desembocar en la calle Real Viejo.
En cuanto a esta plaza hay que decir que una vez que se quitaron las tapias que la rodeaban y se levantó el jardín, se le bautizó como Plaza de Alonso Martínez, nombre que se debe al ilustre jurisconsulto y Ministro de Gracia y Justicia don Manuel Alonso Martínez, esposo de doña Demetria Martín de Boraya, propietaria de varios cortijos en la campiña sur de Úbeda.  
Cuando los regidores del Concejo ubetense se enteraron en su día de la vinculación de dichas fincas de su término municipal con tan renombrado personaje, iniciaron una serie de contactos epistolares y visitas personales con dicho ministro, y fruto de esas relaciones hicieron que dicho personaje influyera directamente en ejecución de muchas obras cercanas a nuestro término e inmediaciones. Así bien se llevó a cabo la construcción de las siguientes carreteras: Estación de Baeza-Úbeda-Albanchéz (); Úbeda-Sabiote-Villamanrique; Aguasblanquillas a Estación de Jódar; Puente de la Calancha a Belerda; Apeadero de los Propios a Peal de Becerro. También intervino en la gestión para que se establecieran en nuestra ciudad las Escuelas Pías. Otro logro debido a la interposición de don Manuel Alonso Martínez, fue la implantación en Úbeda de la Audiencia de lo Criminal que se inauguró el 2 de enero 1883.
Muy agradecido el Consistorio ubetense con tan egregio y favorecedor personaje, el 22 de diciembre de 1882 convocó una sesión extraordinaria en la que se acordó nombrar a don Manuel, Hijo Adoptivo de Úbeda, colocar en el salón de sesiones un retrato suyo y poner su nombre a la plaza que se abrió, actual plaza del Ayuntamiento (). Parece ser que no se llegó a colocar la placa en dicha plaza, por lo que cuando se levantó el monumento a los caídos de la guerra civil, se le comenzó a llamar Plaza de los Caídos y así se le ha conocido hasta llegada la democracia que se le ha rebautizado como Plaza del Ayuntamiento.
En año 1929 se levantaron unas escuelas públicas en el centro de esta plaza que tuvieron vida hasta 1948 en que decidieron derribarlas y su alumnado pasarlo al edificio de los Honrados Viejos de El Salvador. 
Debemos aclarar que nuestro Ayuntamiento nunca ha acordado oficialmente anular el nombre de Plaza de Alonso Martínez, por tanto se le puede nombrar de ambos modos. Estos son los desprecios que suelen hacer los nuevos regidores sobre la memoria de personajes que en su día nos favorecieron, con el desconocimiento de sus actos, vida e historia, que no conocieron, pero que tampoco quisieron conocer.
En cuanto a la calle Real Viejo, que discurre junto a la plaza, decir que su nombre es inmemorial y que empezaba en la calle Rúa y terminaba en el Arroyo de Santa María. Cuando doña María Sabater Fernández casó con el vecino de Alcaudete don Juan Montilla Adán, que llegó a desempeñar en el gobierno los cargos de Diputado, Fiscal del Tribunal Supremo y Ministro de Gracia y Justicia, el Ayuntamiento de Úbeda acordó en un pleno rotular esta vía con su nombre donde tenía su residencia y con él consta aún.

() Torres Navarrete, Ginés: Historia de Úbeda en sus documentos, tomo V pág. 184 y tomo II pág. 533.


Don Manuel Alonso Martínez (1827-1891)

Don Juan Montilla y Adán (1856-1903)




sábado, 29 de diciembre de 2018

CABAÑUELAS 2019 (PRIMER CUATRIMESTRE) "SEMANA SANTA 2019 PASADA POR AGUA"


Nuestro amigo Alfonso Medina "el Piti", nos ha enviado el cuadrante de las cabañuelas para el primer cuatrimestre del año 2019. Como se puede apreciar, el pronóstico que nos facilita anuncia un final de invierno y comienzo de primavera con muchas precipitaciones. Ojalá acierte en sus previsiones como lo ha hecho en los últimos meses con poco índice de error. Bien es cierto que prevé una Semana Santa muy inestable que no será del agrado del mundo cofrade, pero él no manda en la climatología. Aprovechando esta entrada, nuestro colectivo desea a los seguidores de este blog un Feliz Año Nuevo.    

miércoles, 26 de diciembre de 2018

HA FALLECIDO BARTOLOMÉ ALVARADO CARRASCO, UN ARTISTA UBETENSE


Ha fallecido un buen amigo, pero sobre todo un gran artista ubetense siendo un maestro como imaginero pero mejor retratista y pintor. Desde hace muchos años me unía una buena amistad con él y compartíamos muchas inquietudes semanasanteras. Recuerdo que durante varios años nos desplazábamos hasta la villa de Rus para ver la Virgen de los Dolores que la sacaban en procesión, ya con penitentes, algo atípico por estos pagos. Y a él le gustaba invitarme a la cerveza posterior, porque le había llevado a contemplar una imagen que había restaurado recientemente, y de paso se daba un baño de popularidad que también le gustaba aunque no era de su agrado -decía. He querido sacar del baúl de los recuerdos esta foto que nos hicimos en noviembre de 1989 en la que estábamos ambos más jóvenes, yo con 41 y él con 56 años... y sin canas. Bromas aparte, desde aquí le hago llegar mi más sentido pésame a toda su familia y por ende al mundo cofrade ubetense que ha perdido un imaginero mejor valorado fuera de su tierra, creo que por eso de ser profeta. Será enterrado mañana 27 de diciembre de 2018 en Úbeda su tierra natal, porque ha fallecido en Barcelona mientras pasaba una temporada con su hermana y luego volvería en vísperas de su Semana Santa. 

JASA   

martes, 18 de diciembre de 2018

LOS CABALLEROS VEINTICUATRO EN SU PROCLAMA ANUAL



PROCLAMA ANUAL DE LOS CABALLEROS VEINTICUATRO

Hoy, Día Internacional del Voluntariado y Día Mundial del Suelo, los Caballeros Veinticuatro nos reunimos en esta monumental e histórica plaza para llevar a cabo nuestra proclama anual. 
Del mismo modo que denunciamos tropelías en nuestro patrimonio, también aplaudimos las acertadas intervenciones. Por ello, en esta edición, nuestro colectivo ha querido destacar la intervención que se ha llevado a cabo en este rincón de Úbeda, la Plaza de Santa Clara. Ya era algo muy demandado, dado su lamentable estado de conservación y presentación, por lo que su puesta en valor ha sido acertada y bien acogida por casi toda la ciudadanía, incluidos nosotros. Como bien reza en nuestra pancarta, la plaza ha quedado digna con el entorno, máxime cuando está presidida por un monasterio cargado de historia y la fachada del palacio del Conde de Gavia. Bien es cierto que  hay algunos “peros” en su resultado final y no menos cierto que lamentemos el que se haya dado lugar a que desapareciera el patio de este palacio. Pero hoy hemos venido a mostrar nuestra satisfacción con esta obra, porque gracias a ella –también- se ha podido abrir la calle Horno de Santa Clara que ha estado cerrada al tránsito durante muchos años y hemos reclamado su apertura en varias ocasiones.
Y aprovechando esta proclama -tan dulce- queremos manifestar -de paso- nuestra alegría por la iniciativa de adecentar las fachadas de los edificios que se encuentran en enclaves monumentales. Valga como ejemplo la de la antigua fábrica de aceites Lara que está frente al Hospital de Santiago.
Dado en Úbeda, el miércoles 5 de diciembre de 2018. En tal día como hoy nació el cineasta Walt Disney y falleció el dramaturgo Alejandro Dumas.




Fotos.- Juan Ángel Gómez Cano

domingo, 16 de diciembre de 2018

VISITA A ALCALÁ LA REAL. EXPOSICIÓN A MARTÍNEZ MONTAÑÉS Y LA FORTALEZA DE LA MOTA



La última excursión facultativa la realizamos el pasado 30 de noviembre a Alcalá la Real para ver la exposición conmemorativa del 450º Aniversario del nacimiento en esta localidad del genial escultor y retablista Juan Martínez Montañés (1568-1649). Tras hora y media de viaje debido a la intensa niebla, llegamos ante el Convento de Capuchinos donde se exponía la muestra titulada JUAN MARTÍNEZ MONTAÑÉS “EL DIOS DE LA MADERA”. Este escultor fue un referente en su época, dado que creó escuela en nuestros Siglos de Oro. La visita fue guiada y salimos muy satisfechos de ella, tanto por las obras que allí se exponían, como por la intervención de la guía.




Una vez acabada, quisimos dar un paseo por la zona céntrica de Alcalá, la que fuera cuna también de otro genio de la escultura e imaginería como lo fue Pablo de Rojas y posible patria del Arcipreste de Hita. Visitamos la iglesia de San Antón, curiosa por su forma circular. Luego entramos brevemente en el palacio Abacial, para proseguir por su principal y bien conservada calle en cuando a sus edificios se refiera, para introducirnos en la bonita iglesia de la Consolación o Santa María la Mayor. Luego nos dirigimos hacia la plaza del Ayuntamiento donde se encuentra el Consistorio en un edificio del siglo XVIII y frente a él la escultura en bronce del personaje por el que fuimos a visitar esta ciudad fronteriza cargada de historia.







Tras comer en un bar ubicado en el paseo de Los Álamos, dirigimos nuestros pasos hacia la Fortaleza de la Mota que se encuentra coronando la localidad a más de mil metros de altitud sobre el nivel del mar. Y quedamos sorprendidos por el magnífico espacio que se ha recuperado para la historia y el turismo, junto con una muy acertada intervención en su restauración. Una fortaleza que tuvo un papel importantísimo durante la época islámica y posteriormente durante la Reconquista. Quedan restos visibles de distintas épocas y culturas muy bien conservadas, aparte de recreaciones y varias salas de exposiciones. La iglesia Mayor Abacial, también se suma al atractivo del lugar, sobre todo por el aspecto que ofrece su suelo plagado de infinidad de fosas y enterramientos abiertos. Otro atractivo más que nos satisfizo de dicho enclave, son las magníficas vistas que desde él se pueden contemplar, dominando buena parte de la provincia de Jaén, Córdoba y Granada, coronada por Sierra Nevada, vestida ya por su blanco manto.

sábado, 1 de diciembre de 2018

EXCURSIÓN A GORAFE Y ALICÚN DE LAS TORRES



Aunque la climatología era adversa, como en las dos excursiones anteriores, los Caballeros Veinticuatro no nos amedrentamos por tal contratiempo y emprendimos el camino hacia el reino de Granada para visitar el Parque Megalítico de Gorafe y los baños y aguas termales de Alicún de las Torres.
Tras más de hora y media de camino, llegamos hasta la zona alta del parque donde se encuentran los dólmenes o tumbas milenarias más antiguas del lugar; una zona donde hay descubiertos más de doscientos sepulcros megalíticos distribuidos en diez necrópolis, convirtiéndose por ello en el parque arqueológico de más importancia a nivel europeo, dado que aquí se encuentra la mayor concentración de construcciones prehistóricas de este tipo. Tras recorrer esas tumbas, todas orientadas al saliente, y contemplar el gran espectáculo que ofrece la depresión del río Gor que se presenta como un cañón de doce kilómetros de largo, nos dirigimos a la pequeña población de Gorafe para visitar el Centro de Interpretación del Megalitismo, donde tuvimos la fortuna de que nos hiciera de guía una simpática ubetense, Rocío, hija de Gabriel Campos Jimeno.






Después de tomar un tentempié en el Hogar del Pensionista de esta pequeña población y tratar de descubrir su castillo del que no existen prácticamente vestigios, nos dirigimos hacia Alicún para encontrarnos con sus aguas termales. Recorrimos el Acueducto del Toril por buena parte de su trazado, comprobando cómo esta acequia milenaria -que se eleva sobre serpenteante lienzo de roca caliza de considerable altura- aún conduce las aguas calientes desde una de las ocho fuentes termales que existen en dicho paraje, configurando un enclave de espectacular y singular belleza.






El intento de comer en el Balneario de Alicún de las Torres quedó abortado por no haber mesa disponible y porque la elevada temperatura del salón hacía asfixiante la espera. Nos encaminamos pues hacia Huélago, un pueblecito a unos cuantos kilómetros en el que descubrimos un bar cuya dueña nos aconsejó que nos dirigiésemos hacia una venta próxima que se llamaba El Puntal donde comeríamos muy bien. Y así fue. Un menú por 10 euros con abundancia, calidad y simpatía por parte de los camareros, hizo cambiar nuestros semblantes que ya demandaban repostaje. Después, tomamos café y compramos algunas de sus especialidades en la pastelería Calitos, que se encuentra en Guadarhortuna, no sin antes hacer una parada en la torre de Torre-Cardela, la que necesita una intervención con urgencia y entrar unos metros en Moreda para ver su pequeña plaza y la casa que fuera de los Benavides donde se halla la sede del Ayuntamiento de Morelábor, que aglutina a Moreda y Larbocillas. La última parada la hicimos contemplando el puente de hierro de ferrocarril que se alza sobre el río Guadahortuna.