jueves, 2 de marzo de 2017

LA PALMERA DE MARIANA


Los “Caballeros Veinticuatro”, después de un tiempo prolongado apareciendo en estas páginas y en las redes sociales, van a tomarse un respiro, decisión que también agradecerán nuestros gobernantes aunque en estas jornadas quedan a merced de la jocosa satírica del Carnaval. También se lo agradezco yo, porque su lugar lo ocupará mi escrito.  
Cuando llegamos a cierta edad, todo lo pequeño cobra para nosotros mucha más relevancia y valoramos las cosas más insignificantes. Con el permiso de los lectores voy a contar una de esas pequeñas historias.
Un buen día de primavera, brotó una hoja alargada en un cubito de hojalata lleno de tierra que había en el patio de la casa de mis padres. Mi madre dejó que aquello creciera para ver qué planta era. Con el paso del tiempo comprobó que le había nacido una palmera de manera natural sin que ella la sembrara. Conforme iba creciendo la cambiaba de tiesto hasta que acabó dentro de una gran orza, la misma que en mi infancia siempre la había visto repleta de chorizos envueltos en una manteca colorá. La palmera fue alcanzando medidas considerables para el patio y mi madre comprendía que aquel árbol necesitaba un espacio más amplio para que creciera desahogadamente.
Todos los paseos de sus últimos años de vida, mi madre y mi padre caminaban desde su casa hasta la “Paellera” del final del “18 de Julio”. Mientras paseaban por el círculo de ese parque mirador y contemplaban la zona ajardinada, Mariana -mi madre- siempre decía: ¡Mira qué buen sitio para plantar la palmera y así la vería todos los días! Pero la muerte no avisa y aunque lo haga, nunca creemos que sea el definitivo, a pesar de que venga con el documento certificado.
Al poco tiempo de su fallecimiento me puse en contacto con algunos miembros de Parques y Jardines hasta que me llevaron a Rafael Marcos, el jefe técnico del área. Le comenté la idea de mi madre y desde el primer momento me prestó atención, barajando la posibilidad de ubicar la palmera en el lugar que ella quería, aunque posteriormente vimos otros enclaves. Fueron pasando los meses y a mediados de enero un operario del Ayuntamiento llamó mi atención para comunicarme que en breve se podía plantar la palmera, aunque no sería en el lugar que yo le había insinuado últimamente, sin embargo la iban a poner en una esquina de los jardines que circundan la “Paellera” y muy cerca de la calle Fuente de las Risas donde mi madre pasó casi toda su vida. ¡Si es el sito que mi madre quería! -exclamé con grata satisfacción.
El lunes 20 de febrero era replantada la palmera en el lugar que mi madre siempre había soñado. Desconozco los cuidados y los mimos que le tengan los de mantenimiento, pero sin lugar a dudas, éste que les escribe recorrerá con frecuencia el camino que años atrás hacían sus padres, para “echar un ojo” a la “Palmera de Mariana”.

Desde aquí aprovecho para dar las gracias al Ayuntamiento y al servicio de Parques y Jardines por hacer posible cumplir un sueño que ha tardado un año en hacerse realidad, pero se ha hecho y ha permitido que esta planta abandone la soledad de un patio deshabitado, para ser parte de la belleza de nuestra hermosa ciudad.

JASA 




martes, 31 de enero de 2017

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Arriates y bordillos sepultados

Hay algunos aspectos en las últimas obras acometidas
que no son de nuestro agrado

En nuestra última entrega del pasado año, dábamos las felicitaciones a todos los ubetenses por las fiestas navideñas y unas especiales para el equipo de gobierno por lo acertadas que fueron algunas intervenciones acometidas en los últimos meses de 2016, congratulándonos de ello y así lo hacíamos público. Pero al final del escrito también advertíamos de que en el siguiente, o sea éste, daríamos nuestra opinión sobre otros aspectos que no nos han complacido. Así bien, hacemos honor a esa máxima de dar una de cal y otra de arena, título que ya empleamos en otra ocasión.  
Felicitábamos a nuestros gobernantes por la colocación de placas de cerámica en algunas calles. Pero sólo han sido unas cuantas y tenemos que recordarles que aún quedan muchísimas en un estado lamentable por zonas muy próximas al casco antiguo. Del mismo modo pedimos que, cuando se realice una nueva tirada de éstas, se procure que haya unanimidad y se trabajen con un mismo criterio, dado que ya tenemos cuatro  o cinco modelos distintos de placas de azulejos de cerámica.
            Ahora nos trasladamos al entorno del Hospital de Santiago, una de las zonas más transitadas en las pasadas fiestas navideñas que ha lucido su nueva imagen tras las obras acometidas en la vía delantera y lateral de este edificio. Hemos de reconocer y así lo han ratificado la mayoría de los ubetenses, que el monumento ha ganado y ha quedado realzada su grandeza. Hasta ahí todo bien, pero ha habido algunos aspectos que no han sido de nuestro agrado y explicamos. Es incomprensible que hayan quedado sepultados la mayoría de los arriates o bordillos de piedra viva del acerado antiguo para poner en su lugar unos nuevos que a la larga son de peor calidad; se hubieran podido reutilizar o al menos recuperar para colocar en otros lugares. En cuanto a la zona semi peatonal de la delantera, se han intercalado dos tipos de enlosado y esto es algo que se tenía que haber pensado bien, porque ya tenemos la experiencia de la plaza de Andalucía y la losa de piedra franca se rompe con el tráfico rodado, de hecho ya hay algunas partidas. Y una vez que estamos en el suelo de la calzada, quisiéramos saber cuántos años de garantía tienen en este tipo de obras para poder reclamar los desperfectos que aparecen en pocos años, porque la calle Real está hecha una verdadera pena y en zonas de la calle Ancha y Sagasta ya se están descarnando muchos adoquines y pronto aparecerán los hoyos. El movimiento y descarne de adoquines por su mala adhesión, también se está produciendo en tramos puntuales del flamante empiedro. En estos últimos días hemos podido ver con grata satisfacción que a la lonja del Hospital se le está haciendo una remodelación y se están colocando las losas de piedra viva del acerado anterior como se anunció en su día. Ya para finalizar, alzamos nuestra mirada hacia la fachada de tan señera edificación y contemplamos una notable cantidad de grandes carteles que jalonan los ventanales de la primera planta durante todo el año. Rogaríamos que se tuviera en cuenta el aspecto tan pueblerino que dicha estampa ofrece y emplazar esta publicidad a otro espacio que cause menos agresividad visual. De paso y ya que se va a remodelar la lonja, se podrían  trasladar las banderas a la parte de abajo; bien estarían ubicadas en un lateral delante de la rampa.
Como se ha podido comprobar, no hemos hecho ninguna mención al laurel (cuestión que ya dejamos zanjada en su momento) porque con tanta poda se lo están cargando poco a poco y es una pena que no se hubiese trasplantado hace años.

Lamentable estado en zonas de las calles Ancha y Sacramento

sábado, 24 de diciembre de 2016

FELICITACIÓN… PARA EL EQUIPO DE GOBIERNO DE ÚBEDA

Valla del colegio Matemático Gallego Díaz

Nuestra felicitación es doble, para Navidad y Año Nuevo
y por el acierto en algunas obras acometidas

Para finalizar el año y previo a las fiestas que se aproximan, los “Caballeros Veinticuatro” quieren transmitir su felicitación a todos los ubetenses y cómo no, también a los políticos de turno, sobre todo a los que nos gobiernan. Y la felicitación para éstos últimos es doble, de una parte por la inminente Navidad y Año Nuevo, y de otra por algunas empresas que últimamente se han llevado a cabo (o se están llevando) con bastante acierto, al menos bajo nuestro punto de vista o criterio.
            Hace muy pocos meses vimos cómo se reconstruía buena parte del muro de la fachada principal del colegio Matemático Gallego Díaz que tenía peligro de derrumbe hacia el exterior por la acción de algunos árboles que lo estaban presionando. Antes de que hubiese llegado a más, el Ayuntamiento acometió unas obras de restauración con sumo gusto, dejando la parte dañada idéntica a la anterior y de paso eliminado el motivo que le afectó.  Nuestra enhorabuena.
            Ahora cambiamos de escenario y nos trasladamos al Hospital de Santiago. Todos los ubetenses estamos viendo y siguiendo -desde antes de la feria- cómo se están acometiendo obras en el entorno de este magno edificio, unas obras que posiblemente ya estuviesen programadas por otro equipo de gobierno. Pero vamos a lo que nos concierne. Pensamos y estamos convencidos, que con esta intervención el monumento ganará en todos los aspectos: por convertir la parte delantera en semipeatonal, ensanchar el acerado lateral y dejar expedita de contaminación visual su fachada con la desaparición de media docena de aligustres. De esta manera el edifico habrá ganado en majestuosidad, se podrá disfrutar mejor de su belleza y contemplar sin obstáculos que lo impidan toda su hermosa fachada. Esta es otra felicitación más que hacemos llegar desde aquí a los mandatarios munícipes.
Del mismo modo aplaudimos la decisión de sustituir las deterioradas placas metálicas de algunas las calles por otras nuevas de cerámica. Posiblemente ya estuvieran realizadas con anterioridad aunque no fueron colocadas.             
Como se ha podido comprobar, con este escrito hemos querido unirnos al deseo común de todos para las fechas que se nos avecinan. Y queríamos hacerlo extensivo a nuestros gobernantes por éstas y algunas otras intervenciones que consideramos acertadas, por ello tienen nuestro reconocimiento y felicitación.
            Y así lo vamos a dejar, porque en estos días debe reinar la PAZ, el AMOR y la SALUD. En esta entrega hemos hecho dado una cal y la próxima daremos la de arena, pero eso ya lo dejamos para otro año. FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO. 

Intervenciones en torno al Hospital de Santiago

Nueva placa de cerármica


viernes, 9 de diciembre de 2016

CABAÑUELAS 2017. SEMANA SANTA SIN AGUA

Cabañuelas para el primer cuatrimestre de 2017

El cabañuelista ubetense Alfonso Medina "El Piti" ha publicado ya su previsión del tiempo para los cuatro primeros meses del año. Del mismo entresacamos lo más destacado, como que serán unos meses con poca pluviometría, que sus temperaturas no serán excesivamente bajas por lo que no veremos la nieve y que en Semana Santa no lloverá, salvo el Domingo de Resurrección que cambiará el tiempo. Todo esto hablando de Úbeda y su demarcación. Por último hace hincapié en que entre el día 20 y 22 de enero hay gran probabilidad de que escuchemos un terremoto. Ojalá se equivoque en esta última predicción. 

martes, 29 de noviembre de 2016

CABALLEROS "VEINTICUATRO". MANIFIESTO 2016

La maleza impide ver el bosque

En la tarde del pasado viernes 18 de noviembre, nuestro colectivo llevó a cabo su reivindicación anual como suele ser costumbre por esta época del año. Para esta ocasión elegimos dos escenarios: uno en el campo y el otro en la ciudad. En el primero plantamos un árbol al que bautizamos con el nombre de Cervantes, todo un guiño a la efeméride que este año se celebra en torno a este universal escritor. El segundo espacio estuvo en el casco antiguo, en un precioso rincón junto a las centenarias piedras de la muralla.

MANIFIESTO

Por nuestras continuas manifestaciones, es obvio que en los “Veinticuatro” prima más la defensa por las nobles piedras, que por el arbolado desmesurado y mal ubicado que contamina la visión de éstas. Pero no se equivoquen con nuestra postura, porque somos defensores a ultranza de la naturaleza. Por ello este año hemos querido comenzar nuestra reivindicación anual con un gesto, la plantación de un árbol. Es un arce real del que, en otros siglos, su madera servía para fabricar las mejores lanzas y picas.
Ahora nos encontramos en un mítico lugar de la ciudad, muy cerca de donde San Juan de la Cruz pasó sus últimos días. Estamos a los pies de la muralla colindante a la Puerta del Losal. En el espacio que ocupó el huerto de los PP. Carmelitas Descalzos, hoy convertido en parque urbano para el disfrute de propios y extraños; un espacio que rezuma tranquilidad e invita al descanso sosegado.
Pero el “Huerto del Carmen” está a falta de cuidados en su mantenimiento y conservación. Véanse las oquedades en las piedras de los bajos de la muralla, con el consiguiente riesgo que ello conlleva; las filtraciones de las aguas en sus vetustos sillares; las hierbas en ella adheridas; la desmadrada vegetación y la escasa limpieza del recinto, es lo que nos ha llevado a dar un toque de atención a los responsables de su supervivencia y a hacer patente y visible la protesta anual de este colectivo.
Bien es cierto que últimamente hemos observado que se le ha tenido alguna dedicación, pero no es suficiente. Aunque hay algunos tramos que nos enorgullecen, también hay otros que nos avergüenzan. Por ello pedimos para este parque más cuidado, más mimo y más atención.
Dado a 18 de noviembre de 2016. Tal día como hoy de hace 228 años, nació Daguerre, padre de la fotografía junto a Niépce.

Plantación del árbol

Lectura del manifiesto


Agradecemos la colaboración de:
Lorenzo y Aurora Rodríguez Alhambra y Juan Ángel Gómez Cano



viernes, 28 de octubre de 2016

DIEGO DE LOS COBOS. V CENTENARIO DE SU NACIMIENTO

Para los ubetenses, la memoria de Diego de los Cobos y Molina
está más cercana que la de Cervantes o Shakespeare

En este año España y el mundo entero conmemoran una efeméride de gran calado histórico y cultural como es la celebración del IV Centenario de las muertes de Miguel de Cervantes (1547-1616) y William Shakespeare (1582-1616), dos genios de la literatura a nivel mundial.
Para la mayoría de los ubetenses, tal vez quede muy lejana la figura del dramaturgo, poeta y actor inglés. Sin embargo, Cervantes, es más nuestro, más cercano incluso se especula con la posibilidad de que pasara por nuestra ciudad en algún momento de su vida, es por ello por lo que el nombre de Úbeda aparezca en el Quijote en varias ocasiones. A pesar de ello, en nuestra localidad se han llevado a cabo escasísimos actos (exiguos diríamos) para recordar la memoria de ambos personajes con proyección universal.
Pero también en este año se conmemora otro importante aniversario, como lo es el V Centenario del nacimiento de un insigne ubetense, don Diego de los Cobos y Molina (1516-1565), y de éste sí que los ubetenses tenemos más cercana su presencia. Tal vez, en torno a su figura, no nos atraiga tanto el hecho de haber sido obispo de Ávila o de Jaén, sino como por su mecenazgo para llevar a cabo importantes empresas constructoras. Durante sus últimos cuatro años de vida y ya ocupando la silla episcopal de la capital del Santo Reino, favoreció la fundación de los monasterios de Santa Clara y San Ildefonso en Baeza y el de la Concepción en Jaén. Pero sin lugar a dudas su obra más importante fue la que levantó en su tierra natal encomendada al célebre arquitecto de la época Andrés de Vandelvira como lo es el Hospital de Santiago, joya del Renacimiento español y conocida por su traza con el sobrenombre de “El Escorial de Andalucía”. Por cierto, nuestro obispo, al igual que ya lo hacían otros de su tiempo, quiso mirarse en el mismo espejo del cardenal Juan Pardo de Tavera en Toledo y tomó buena nota del hospital que allí estaba construyendo. Don Diego falleció cuando asistía a un concilio provincial -precisamente- en Toledo, siendo sus restos trasladados a Úbeda y enterrados en el convento de la Merced en espera de que se acabara la cripta en la capilla del Hospital de Santiago donde reposan definitivamente. 

Para recordar la memoria de este ilustre ubetense del siglo XVI perteneciente a la nobleza de servicio y con motivo de cumplirse en este 2016 los 500 años de su nacimiento, el Instituto de Estudios Giennenses con su directora al frente Adela Tarifa y en colaboración con el Ayuntamiento de Úbeda  y la asociación Úbeda por la Cultura, han llevado a cabo durante la segunda quincena del mes de octubre un enriquecedor ciclo de conferencias en la sala Julio Corzo del Hospital de Santiago relacionadas con la figura y la obra del “Obispo Covos”, junto a una visita guiada al citado hospital. Los conferenciantes han sido: Pedro Galera Andreu, Adela Tarifa Fernández, Fco. Javier Ruiz Ramos, Francisco Juan Martínez Rojas, José Manuel Almansa Moreno y Arsenio Moreno Mendoza. Nuestro colectivo se ha adherido con su presencia a esta iniciativa, que ha sido respaldada por numeroso público. 

Conferencia de Adela Tarifa




domingo, 2 de octubre de 2016

LA FERIA DE ÚBEDA DE HACE UN SIGLO


En esta ocasión nuestra entrega tiene tintes románticos y menos reivindicativos dados los días de distención en que nos encontramos. 
     Sepan los lectores que los caballeros Heráldico y Mercader están recopilando datos para publicar sendas obras. Una versará sobre los centros educativos en Úbeda a través de los tiempos y la otra sobre la historia del Carnaval ubetense. En ese hojear documentos y periódicos antiguos, se han topado con este programa de feria publicado en las páginas del periódico “Independiente” que precisamente este año cumple un siglo. Como en él aparece información curiosa, aquí queda reproducido para su lectura. Y aprovechando la ocasión, les deseamos a todos los ubetenses que pasen una feliz Feria de San Miguel, incluidos a los políticos.